Las poblaciones con menos de 5.500 habitantes son las que más feminicidios registran, con diferencia, según el total de la población femenina. Lo pone de manifiesto el Informe sobre víctimas mortales de la Violencia de Género y de la Violencia Doméstica en el ámbito de la pareja o ex pareja en 2014 publicado por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El de 2014 es el último de estos informes que figura en su página web.

 

Tanto en 2014 como en el año anterior, el mayor porcentaje de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas según el análisis sobre el total de población femenina correspondió a los municipios de menos de 5.500 habitantes, el 20,37% en 2014 y el 22,95% en 2013, frente al 14,81% de las poblaciones de más de medio millón de habitantes en 2014 y el 8,20% en 2013.

 

“Esta mayor incidencia de feminicidios en las poblaciones con menor tasa de población femenina viene confirmándose cada año, por lo que las políticas públicas que se diseñen para combatir la violencia: el acceso a la justicia especializada, los mecanismos de protección y atención a las víctimas, etc. deben tener en cuenta este hecho”, advierte el informe.

 

Necesidad de garantizar la misma calidad, asistencia y protección a las víctimas en los entornos rurales

 

Si no se tiene en cuenta el factor del total de la población femenina, son las de menos de 100.000 habitantes las que registran un número más alto de feminicidios. Así fue en 2014, con cerca del 63%, al igual que sucedía en los años 2013 y 2012. De nuevo, el estudio del CGPJ señala: “Ello pone de manifiesto la necesidad de extender todos los recursos de prevención de la violencia de género, de detección y asistenciales por toda la geografía española y todo tipo de población, así como de insistir en la coordinación y trabajo conjunto de todos los servicios y operadores asistenciales y jurídicos y garantizar la misma calidad, asistencia y protección a las víctimas en los entornos rurales”.

 

En cualquier caso, este informe, referido a la violencia de género con resultado de muerte en el ámbito de la relación de pareja o ex pareja, sin entrar por tanto en el estudio de otras manifestaciones de violencias que soportan las mujeres, señala que “la distribución de los asesinatos de mujeres en el ámbito de la pareja o ex pareja por número de población de los respectivos municipios revela la presencia de este fenómeno criminal en todos los grupos de población”.

 

En la parte dedicada al perfil de las víctimas mortales de la violencia de género, se especifica que “la violencia contra las mujeres es un fenómeno que afecta a todaslas clases sociales, grupos étnicos, edades, niveles de estudios, etc., según se desprende de las características que pretenden crear el perfil de las víctimas en el año analizado”.

 

Asesinatos a mujeres por ser mujeres

 

Este estudio de los feminicidios (asesinatos a mujeres por ser mujeres) del año 2014 especifica que sólo recoge los conocidos como íntimos, es decir, los que se limitan a los asesinatos por quien sea o haya sido su cónyuge o persona a la que esté o haya estado ligada por análoga relación de afectividad a la conyugal, siendo el sujeto activo varón.
En el capítulo dedicado a los hechos que se denuncian, se indica que “es importante conocer la naturaleza de los hechos que las mujeres denuncian, para comprender que el maltrato es una cuestión de dominio y control, que no se limita a agresiones físicas”. En el año analizado y anteriores, los hechos más denunciados fueron amenazas de muerte, lesiones, agresiones y conductas de hostigamiento y acoso, a menudo escandalosamente percibidos como leves, pero que tienen como resultado un asesinato violento.

 

Escalofriante es el cuadro de los hechos que se denuncian en cada atestado (recogidos literalmente del informe, ver cuadro): Un 74% son puñetazos, golpes y mordeduras; un 48%, amenazas no específicas (algunas, de muerte); un 45%, gritos, abuso verbal e insultos; un 32%, coger del cuello y lanzar contra el suelo, tirar del pelo; un 23%, acosa a través de continuas llamadas telefónicas u otros medios; un 19%, patadas y escupirla; un 13%, amenaza y presión en el cuello con arma blanca; y un 6% respectivamente, Retenida contra su voluntad (quitándole el móvil, llaves, dinero…), quebrantamiento de medida o pena, o disparo con arma de fuego.

El informe insiste en que “los hechos puntuales referidos por las víctimas en el momento de interponer la denuncia, si no son entendidos como muestra de un contexto de minusvaloración y despersonalización, pueden llevar a su minimización y en consecuencia a una valoración que no reviste mayor riesgo para la víctima”. Las denunciantes en muchas ocasiones relatan el ‘continuum’ de la violencia. Sin embargo, esa habitualidad “nunca se ha convertido en un delito de violencia habitual”. De hecho, ni la reiteración del maltrato, ni la presencia de menores ni el hecho de encontrarse en trámites de separación supusieron una agravación de la condena o una intensificación de su nivel de riesgo por parte de los atestados policiales.

 
Feminicidio.net: “¿Quién defiende a las mujeres de la Justicia Patriarcal cuando ésta deja impunes a maltratadores?”

 

La información que contiene el presente informe corresponde a las valoraciones efectuadas por los Juzgados que han intervenido en la instrucción de las causas. Ello significa que deja fuera casos en los que, desde la perspectiva judicial, no haya indicios suficientes para atribuir la responsabilidad de los hechos a una persona que mantuviera o hubiera mantenido con la víctima la relación de afectividad análoga a la matrimonial a la que se refiere nuestra legislación. También han sido excluidos los casos que continúan en investigación y aquellos otros en los que, de la instrucción practicada a la fecha del informe, no pueda inferirse la existencia de muerte en el ámbito de la violencia doméstica o de género.

 

 

Precisamente al hilo de la más que cuestionable Justicia de este país, el portal Feminicidio.net presentó un avance de datos de Feminicidios y otros asesinatos de mujeres, del Informe España 2015: “Análisis de datos estadísticos sobre violencia de género del CGPJ”. En él, Feminicidio.net indica lo siguiente: “Los datos apuntan a que la Ley Integral contra la Violencia de Género se topa con un muro, el de la Justicia Patriarcal. ¿Quién defiende a las mujeres de la Justicia Patriarcal cuando ésta deja impunes a maltratadores?”.

 

Desde que comenzó 2017, han sido asesinadas más de dos mujeres a la semana. Es el arranque de año más negro en violencia machista de la década. Feminicidio.net contabiliza 8 mujeres asesinadas por hombres en enero y 15 feminicidios y otros asesinatos de mujeres en febrero.

 

El pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en el que se celebró un paro internacional en el que participaron más de 50 países, un grupo de mujeres acampadas en la Puerta del Sol de Madrid cesó la huelga de hambre contra la violencia machista que desde el 9 de febrero mantenía la Asociación Ve-la luz, tras conseguir su participación en el Pacto de Estado que está negociando sobre este asunto el Parlamento español. Los 25 puntos de su manifiesto contra el Terrorismo Machista no incluyen una referencia expresa a las violencias contra las mujeres en los entornos rurales.

 

016. Teléfono de atención a víctimas de violencia machista. Es gratuito y no deja rastro en la factura