“Ecoembes no es lo que parece. Ha llegado el momento de que todo el mundo lo sepa. Ecoembes se vende como una organización que cuida el medioambiente a través del reciclaje de envases. Pero, como demostramos en nuestra última investigación, Ecoembes está mintiendo. Dicen que reciclan el 75% de los envases de plástico, pero la realidad es que solo se está reciclando el 25%. El resto acaba enterrado en vertederos, incinerado o en países con menos recursos”. Así comienza la campaña de Greenpeace que le saca la basurilla a Ecoembes, la recicladora de envases de plástico y cartón “formada por las principales empresas contaminantes del mercado”, según la organización ecologista.


En su campaña, Greenpeace afirma que Ecoembes son “los reyes del greenwashing” (lavado de imagen verde) y se propone desmontar sus “engaños de la gestión de envases domésticos”. Los ecologistas lo explican así: “Cuando una empresa pone en el mercado un envase de plástico doméstico, lo hace imprimiendo un logo o ‘punto verde’, que significa que se ha pagado un porcentaje para que Ecoembes recupere y recicle ese envase. Una tasa que, además, pagamos los consumidores en el precio final del producto. Sin embargo, debes saber que de todos los envases de plástico que echas al contenedor amarillo, Ecoembes apenas recicla el 25%, pasando el resto a contaminar el medioambiente (playas, ríos o bosques), o bien la tierra y aguas subterráneas, a través de vertederos, o el aire, mediante incineradoras”.


Para evidenciar el problema medioambiental que supone Ecoembes, Greenpeace ha realizado una investigación “para denunciar los graves fallos del sistema de gestión de residuos de envases”. Esta investigación se ha desarrollado tanto en España como en algunos países del Sudeste Asiático durante varios meses, analizando diferentes datos “con gran dificultad por la falta de transparencia y acceso a buena parte de la información, y con una investigación en terreno para ver de cerca la gestión y el tratamiento de los residuos por parte de Ecoembes”. ¡El resultado de todo este trabajo, según Greenpeace, es que #EcoembesMiente!

“El ritmo de crecimiento económico de Ecoembes es paralelo al de la avalancha plástica”


En su investigación, Greenpeace desvela que “en los últimos 18 años, Ecoembes ha multiplicado por cinco sus ingresos que, solo en 2018, ascendían a 578 millones de euros.  El 90% de esos ingresos vienen del pago por el punto verde y en torno al 15% corresponde a la venta de materiales. Es una sociedad anónima que gestiona, por tanto, millones de euros cada año y estos ingresos dependen más de los envases que se consumen y no de los que se reciclan, que debería ser su verdadera misión. El ritmo de crecimiento económico de Ecoembes es paralelo al de la avalancha plástica”. Ante lo que la organización ecologista añade: “Esto no es muy medioambiental ¿verdad?”.

El informe de Greenpeace también revela la retribución del “personal de alta dirección”: “Desde el 2000 a 2018, el equipo directivo, formado por 10 u 11 personas, tiene sueldos equiparables a las altas esferas. Cada persona directiva cobró 211.000 euros anuales solo por Ecoembes, sin contar lo que ganan de sus empresas”.

Y concluye: “Tras una imagen corporativa de ONG ambiental y de sociedades colaborativas, se encuentran las principales marcas contaminantes que, a través de esta pantalla de Ecoembes, “limpian” su imagen, pero sin cortar el ritmo de la producción, ni generar sistemas más limpios como el envase retornable y reutilizable”.

“Quien pone el plástico en el mercado y en el medioambiente, es quien gana dinero con su gestión como residuo”


Para explicarlo, Greenpeace en su investigación pone los siguientes ejemplos: “Entre el accionariado de Ecoembes encontramos, por ejemplo, a ANEP (Asociación Nacional del Envase de PET), TETRA PAK HISPANIA, S.A. o ANIERAC (Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles), a quienes no les interesa una reducción de envase, ni la reutilización, ni el retorno; sino que les interesa mantener su modelo de negocio”.
imagen quién está detrás


“Cobrar por no reciclar”


Greenpeace pone también de manifiesto que “las empresas que tienen que gestionar los residuos salen beneficiadas estando en la toma de decisiones. Ellas son las que fijan la cuantía de la tasa del punto verde y no pagan realmente el coste ambiental de sus productos. Todo lo que queda fuera del contenedor amarillo (en la papelera, en el suelo, en el campo…), supone un gasto añadido a la gestión de los ayuntamientos que son quienes recogen y transportan a las plantas de clasificación. Por ejemplo, para el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) el sobrecoste del tratamiento de envases que no están en el cubo amarillo (tirados en la calle, jardines, otros contenedores, playas…), es de más de 30 millones de euros al año. Un coste extra que tienen que sufragar a través de impuestos”.


“Cifras de reciclaje poco transparentes”


Finalmente, el informe añade: “Ecoembes (formado por estas empresas) es quien facilita las cifras de reciclaje de envases. Unas cifras que las administraciones no controlan y aceptan como válidas. Estas cifras, cuestionables y poco transparentes, dicen recuperar envases por encima de las leyes europeas y españolas, cuando la realidad es bien distinta. Si no conocemos a ciencia cierta cuántos envases se venden en España, difícilmente podremos saber cuántos de ellos son recuperados. Además la gestión de los envases en España está copada y monopolizada por Ecoembes”.

La campaña está diseñada para las distintas redes sociales. Greenpeace anima a pedir a Ecoembes que deje llenar de envases el medioambiente a través de su gestión de residuos, que deje de esconderlo y cambie su modelo. Y lo hace ofreciendo elegir la red social a través de la que de enviar mensajes como éste:

“Toneladas de envases de plástico siguen invadiendo el medio ambiente, y el reciclaje no está parando esta crisis. ¿Por qué? Porque #EcoembesMiente.

@greenpeace_esp te cuenta toda la verdad sobre @ecoembes aquí

¿Te has quedado con ganas de saber más? Aquí hay más información

La respuesta de Ecoembes: “Toda la actividad está sometida al control de la administración pública”

La respuesta de Ecoembes a la campaña de Greenpeace no se ha hecho esperar. En una nota informativa, Ecoembes sostiene que las acusaciones vertidas “nos preocupan fundamentalmente por el riesgo de desincentivación de un hábito medioambiental tan arraigado en la sociedad como el reciclaje”. Considera que la intención de la organización ecologista es “generar desconfianza social en la gestión del reciclaje de envases, recurriendo para ello a información errónea, intencionada y muy alejada de la realidad de nuestro país” y señala que “toda la actividad de Ecoembes está completamente regulada y sometida al control y certificación de la administración pública”.

Puedes leer el informe completo de Greenpeace ‘Ecoembes miente: Desmontando los engaños de la gestión de residuos de envases domésticos’ pinchando AQUÍ