Unión de Campesinos de Segovia-UCCL ha hecho pública una nota de prensa en laque anima a toda la ciudadanía a participar en las convocatorias en protesta por la reestructuración de la atención primaria en Segovia. Nota que se reproduce íntegra a continuación.

“En el medio rural, los pueblos de Castilla y León llevamos años siendo maltratados con la merma de servicios que afectan directamente a nuestros derechos como ciudadanía y limitan nuestras posibilidades y las de nuestro territorio, poniendo en peligro nuestras vidas.

Desde Unión de Campesinos de Segovia-UCCL manifestamos nuestro más firme apoyo a  ayuntamientos, asociaciones de diversos colectivos, plataformas ciudadanas y habitantes de Segovia a levantar la voz para exigir una sanidad rural de calidad.

Nos oponemos al modelo sanitario que nos quieren imponer desde la Junta de Castilla y León, que avanza sibilinamente amparado en la pandemia y supone el desmantelamiento de la sanidad rural.

Nos lo han evidenciado con el anuncio que la semana pasada realizó la Gerencia de Atención Primaria de Segovia con el recorte de 17 plazas de médicos, recorte que, en algunos casos como Sepúlveda y Riaza, ya es un hecho,  el desmantelamiento de consultorios locales en un gran número de localidades y el previsible cierre de algunas urgencias en otoño.

“Ser menos no resta derechos y tenemos derecho a una sanidad de calidad”

Consideramos esta “reestructuración=recorte” un acto de flagrante discriminación hacia los habitantes de los pueblos y exigimos que las reestructuraciones sanitarias no se traduzcan en recortes para el medio rural.

Si de verdad los políticos quieren hacer algo para que funcione el tan cacareado Plan Estratégico para el reto demográfico pueden comenzar con la reapertura de los consultorios locales con atención médica presencial en todas las localidades independientemente del número de cartillas, blindar los actuales puestos de atención de urgencias con equipos sanitarios completos, dotar de una ambulancia las 24 horas en cada centro de salud, poner las vacunas COVID-19 y hacer las pruebas diagnósticas en los centros de salud de referencia, establecer un servicio de atención pediátrica para todos los niños y niñas, garantizar la atención telefónica para cita previa con respuesta directa desde el centro de salud y no automatizada, sustituir el personal sanitario por permisos, vacaciones, bajas o jubilaciones, …

La justificación basada en la escasa población que utilizan nuestros gobernantes para mermar servicios debería de ser una razón de peso para articular el territorio, con inversiones proporcionales a nuestra idiosincrasia para garantizar una sanidad rural digna y de calidad.

No pedimos nada nuevo, no pedimos privilegios, pedimos el respeto que nos merecemos como ciudadanos de este país y de esta comunidad autónoma. Porque ser menos no resta derechos y tenemos derecho a una sanidad de calidad.

¡POR UNA SANIDAD RURAL DE CALIDAD, EN CONTRA DE LOS RECORTES Y EL CIERRE DE SERVICIOS SANITARIOS!

Fuente: Unión de Campesinos de Segovia-UCCL