FR.- «Decía un poema de Bertolt Brecht en 1938: ¿”Qué tiempos son estos en los que hablar de árboles parece un crimen, porque implica silenciar tanta injusticia”? (…)

Y, sin embargo, responde en otro poema Adrienne Rich, “es necesario hablar de árboles” porque sabemos “quiénes quieren hacerlos desaparecer”. (…)

Es necesario hablar de árboles. Hablar de árboles es hablar de que la sequía acecha y nuestro aire se contamina; es hablar de pobreza energética, de que las familias de la Cañada Real siguen sin luz desde hace ya cuatro años, de que la brecha entre lo rural y lo urbano se hace cada vez más insoportable, de que la especulación incontrolada con los bienes de primera necesidad nos precariza. (…)

Hablamos de árboles porque cuando talan árboles revelan su absoluto desprecio por la vida, mientras nosotras sobrevivimos en un sistema que nos agota, enferma y asesina. (…)

Hablar de árboles es reivindicar el derecho universal a la belleza, a una existencia plena y disfrutona, a la salud, la felicidad y el deseo. El derecho a maternar sin temor, a crecer sin temor, a envejecer sin temor; a respetarnos, cuidarnos y querernos. (…)

Patriarcado, genocidios, privilegios… Las feministas gritamos: SE ACABÓ. NUESTRO MUNDO ES OTRO. 

(Frases extraídas del Manifiesto del 8 de marzo de 2024, titulado «Patriarcado, genocidios, privilegios #SeAcabó» que se puede leer íntegro a continuación)

Imagen destacada: «Plum Tree Flowers» by sjrankin is licensed under CC BY-NC 2.0.