España, en situación de sequía meteorológica tras el segundo invierno más seco desde 1961