España vive la primavera más seca de los últimos quince años